Everything in its right place

Everything in its right place

No sé si Kid A sea el disco de la década. Algunos sugieren que es In Rainbows, pero lo que sí es cierto para mí es que everything in its right place sí es la canción de esta década. Y para argumentar esta afirmación tengo, como muchos de ustedes, una historia particular con esta canción. Porque lo que sí es cierto es que todo está en el lugar correcto, sí, en lo absoluto.

Yo conocí Kid A por Radiónica…Allá en la época en que descubrí el hielo: 2001. Como siempre ha ocurrido, Radiónica tiene una programación excelente, pero una mala señal: yo trabajaba moviendo cajas y archivos durante 8 horas mientras hacía que estudiaba en la Nacional –pero, como siempre ha ocurrido, la Nacho paraba cada mes y el semestre se reducía a las últimas semanas antes de la salida a vacaciones de junio o de diciembre, así que uno tenía tiempo para trabajar, hacer una familia y llevar una vida normal.

Como venía contando, escuchaba Optimistic en el sótano de un edificio allá en la 18 entre 8 y 9, moviendo cajas,  y era tan naïve…sin embargo, algo bueno quedó de esa época: el estribillo de Optimistic se me quedó grabado. Y tres años después compré Kid A en cd. Era la época del hielo y de Melquiades, cuando uno compraba cd original y pirata y escuchaba música en grabadoras o en equipos de sonido y se las daba de posmoderno y fumaba pielroja en todas partes. Ah viejas épocas. Recuerdo el sonido del mecanismo activando el láser, luego el láser leyendo la información de ese disco blanco que sólo tenía grabadas las letras K.I.D.  A. Los acordes del órgano, la voz de T. Yorke reverberando, repitiendo Everything. Everything. Everything. In its right place. Right place. El crescendo. La desolación, correspondida tan claramente en ese cuadernillo que no traía ninguna canción –lo que era una desgracia para un anglófilo de canciones pop como era en esos tiempos: tocaba sacar las canciones a puro oído, ya que el internet era un rumoroso invento para los estratos altos, los computadores eran de manivela y funcionaban con pilas de carbón. El punto va a que se me olvidó Optimistic. Era Everything in its right place la que dominaba mi gusto por Radiohead, transformándose en la vara con la cual medía lo que consideraba era o no música para mis oídos. Muchos viajes intempestivos por carretera, recorriendo las montañas de Colombia, fueron acompañados con esa canción, primero con discman de cuatro pilas, después con esa maravilla futurista que es el ipod.

No recuerdo en qué prendería quedó Kid A, pero gracias a esa invención tan democrática que es el internet descargué, por enésima vez, el álbum. No tengo back up de todas las gigas que he perdido en pcs de amantes y amigas, pero me imagino que en cada uno de esos aparatos debe haber una copia de Kid A. Aún recuerdo una madrugada en una casa estrato 52 escuchando Motion Picture Soundtrack, sin camiseta, delirando. Si repaso esta década, los imprescindibles serían Radiohead y Nine Inch Nails. Y si miras con atención, dentro del mainstream, son los que más han dado de qué hablar en cuanto a tendencias durante estos años. Pero el objeto de deseo de esta nota es Everything…Y sobre esa canción me centro ahora.

Hace tan sólo una semana descargué el álbum, otra vez, en mi oficina de internet en Las Nieves. Y el motivo fue claro: la promoción más inventiva de Lost, hecha en España, tiene como fondo e hilo argumentativo la canción que abre Kid A. Y no es gratuita esta asociación porque, aunque el título de la canción dice que todo está en su lugar o en el lugar en que debe estar, resulta que no es así: todo lo que percibimos del orden es un supuesto, es una ilusión. Lo que aparenta estar en orden, no lo está.

Esa es la vigencia de la canción. Tras su manto esquizoide, hay latente una clara advertencia a desconfiar lúcida y críticamente del orden, la homogeneidad y, por qué no,  la mediocridad uniforme de todas esas piezas tan bien dispuestas de la estructura social, mediática e ideológica, en que estamos viviendo. Y la canción no es sólo una advertencia, al mismo tiempo es una bomba molotov. Puedo constatarlo por el efecto que causa, después del horror que desvela de manera súbita, cuando tú comienzas a desgarrarte, a romperte, a cerrar los puños para romper las cristalerías enmarañadas que recubren tu ser. Esa es la diferencia entre Radiohead y Nine Inch Nails, que bien podría ser la diferencia entre el rock británico y el rock norteamericano, que nace en la sugerencia acerada del primero y en la verticalidad sin miramientos del segundo.

Everything in its right place…No es Lost la que pondrá las piezas en orden de su propia narrativa – a estas alturas nadie quiere que resuelvan los enigmas y mitos creados durante estos últimos seis años: uno de mis más grandes amigos está estudiando a los reptilianos para encontrar una clave que al menos le haga ver con lucidez la cifra del continuo mientras el otro trata de hallar un poco de paz en lo que queda de este naufragio a través de la percusión. Everything in its right place…no es el Nobel de la paz para Obama, ni su ascenso al poder, lo que hará que este mundo sea mejor. No.  Everything in its right place… Tampoco la tardía consciencia ecológica en la que nos estamos involucrando, con la expectativa de frenar el incontable daño que hemos hecho contra nuestro entorno. No.  Everything in its right place. No sé de música ni puedo calificar los mejores álbumes de esta década que está llegando a su fin, pero algo si está claro para mí y es que, como una paráfrasis de la sentencia del tarot, no todo está en el orden correcto.

Everything…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: