Archivos para disidencia

Tecnología Maya

Posted in Zat with tags , , , , on 08/02/2011 by Hijo de la Máquina

En un avatar, Luther Blisset. Llegó Q. Después el Seppuku. El nacimiento de Wu Ming. 54. Manituana. New Thing. Esta revolución no tiene nombre. Sin nombre. Firma del disidente. Colectivo de escritores. 4 italianos que devinieron 5. Laboratorio de diseño literario basado en Bolonia, planeta tierra. Lector de las secciones económicas de los periódicos, /haría falta centrarse más en la economía, porque ésa es la verdad de esta sociedad. Haría falta leer un poco más en las secciones de economía de los periódicos y un poco menos las gilipolleces que ocupan las quince primeras páginas para entender mejor cuales son las verdaderas tendencias/ para encontrar recursos que apuntalen la narración de historias colectivas, compartidas, corales, no centradas en un Personaje sino en una serie de figuras secundarias a través de la cual la multitud / horizonte de fisicidad manifiesta y multiplicidad salvaje. Un mundo de entrelazamientos y combinaciones físicas, de asociaciones y disociaciones, de fluctuaciones y concreciones, que sigue una lógica perfectamente horizontal, que ponen en acto el cruce entre causalidad y casualidad, entre tendencia y posibilidad, he ahí la originalidad de la multitud –citado por ellos de Antonio Negri, Spinoza subversivo/ es el espejo de agua en el que los mitos son elementos constitutivos de la multitud. De ahí la imperiosa necesidad de sentir y aprehender sus latidos, haciendo a un lado el supuesto de que la multitud como tal es inaprehensible, transformándola en narraciones / nadie hasta ahora ha conseguido interpretar a la multitud. En el mejor de los casos, como en Génova, se ha llegado a evocarla, sólo a medias de manera consciente, como un aprendiz de brujo/ Observa  y participa de su despliegue en la extensión espacio-temporal, multiversal, se mueve entre su continuidad y discontinuidad para generar nuevas necesidades narrativas captadas en el movimiento / Creemos que la multitud expresa una necesidad de nuevos mitos fundacionales. Radicalmente nuevos, con el acento puesto en ambos términos, tanto sobre la necesaria radicalidad (un ir a la raíz, a las raíces), cuanto sobre la novedad (post-siglo XX). Para que otro mundo sea posible, debe ser posible imaginarlo y hacérselo imaginable a muchos/ Catástrofes y triunfos, toda la mierda junta /En el fresco soy una de las figuras del fondo. En el centro destacan el Papa, el Emperador, los cardenales y los príncipes de Europa. En los márgenes, los agentes directos e invisibles, que asoman desde detrás de las tiaras y las coronas, pero que en realidad sostienen  toda la geometría del cuadro, lo llenan y, sin dejarse descubrir, permiten a aquellas cabezas ocupar el centro/ Un marco de acción preciso: heteronimia, compromiso político radical /El que crea no puede de manera alguna abstraerse, dejar de intervenir. Escribir ya es producir, narrar ya es política. Están los que lo entienden y luego la legión de reaccionarios, consciente o no/; el interés por construir una mitopoética asentada en la historia de los hombres y las mujeres /No somos santones en comunicación directa con la multitud para componer un mantra. Es justo al contrario: el mantra de la multitud  canta un flujo incesante, un mar inquieto y bullente. Debemos sacar, pescar, distribuir, contar. Y poco más, en el fondo. Pretender la dignidad de todos/ en oposición a la construcción literaria imperante hace dos siglos, cerrada y burguesa  /Ante todo, el Autor, el genio creativo, el artista en contacto con dimensiones superiores del ser, caro a la visión romántica burguesa, resulta muy redimensionado/. Crítico del rol del narrador como dios o figura emancipada, al que se le pueden perdonar deslices y desvaríos /El narrador tiene el deber de no creerse superior  a sus semejantes. Cualquier concesión  a la obsoleta imagen idealista y romántica del narrador como una criatura más sensible, en contacto con dimensiones más elevadas del ser, incluso cuando escribe sobre absolutas banalidades cotidianas, es ilegítima/ sino como un elemento que aporta a la dinámica de la multitud a través de las narraciones para construir la identidad multitudinaria/El narrador (…)aparece como un cómodo vehículo a través del cual la “biblioteca” de una comunidad trata de replicarse a sí misma/ dándole prevalencia a la historias de la comunidad, a la necesidad de poner en claro aquello que no se cuenta, es omitido o silenciado, recluido en el último rincón del archivo, en la historia universal de la infamia / Las historias son de todos. Pertenecen a la colectividad y es gracias a los cerebros de muchas personas como pueden mantenerse sanas y eficientes en su reproducción/. Creyente  en la experimentación como estrategia narrativa y no como un fin de la narración /…Ante todo, historias que tengan un planteamiento, un desarrollo y un desenlace. El experimentalismo es aceptable única y exclusivamente si ayuda a narrar mejor. Si por el contrario, es una excusa tras la que se esconden narradores mediocres y pésimos, por nuestra parte se lo pueden meter por el culo/. Que concibe el entramado de la narrativa (producción y circulación de las historias) como TRABAJO y PRODUCCIÓN, en pos de una total libertad creativa así como el control de los contenidos y productos gestionados bajo la acción afirmativa de ser una Empresa/ esa es la forma en que los trabajadores intelectuales de todo el mundo –no nos gusta la palabra “artistas”- deben reapropiarse directamente, desde abajo pero con la clara intención de asaltar los cielos, contra y más allá del parasitismo de las grandes multinacionales y de los dinosaurios estatales andropáusicos/ Política / han pasado ya los tiempos de la figura del intelectual separado del conjunto de la producción social ( y, por lo tanto, de la política, que no tiene ninguna autonomía)/ Autónoma / porque en iniciativas y proyectos deberán trascender la escritura y la edición, Wu Ming nunca seguirá el camino de las subvenciones/ que funciona como aglutinante dado el campo de acción en el que se suscriben las acciones del colectivo. Y más allá: el objeto central es la desaparición del copyright /Durante decenas de milenios la civilización humana ha prescindido del copyright, del mismo modo que ha prescindido de otros falsos axiomas parecidos, como la “centralidad del mercado” o el  “crecimiento ilimitado”. Si hubiera existido la propiedad intelectual, la humanidad no habría conocido la epopeya de Gilgamesh(…)/o la privatización de las ideas /Nosotros no creemos en la propiedad privada de las ideas/Factores inadmisibles para un trabajador intelectual cuya producción ha sido construida a partir de la coralidad y la simultaneidad de las voces de la multitud. Lo que marca un estilo heterodoxo  a través del cual hay vasos comunicantes entre Frankenhausen, OK Corral, Buenos Aires, Santiago y Genova…Vasos comunicantes que muestran los bucles que la historia utiliza para visibilizar la opresión el asalto a la dignidad, la violencia del pensamiento único / Somos el ejército de los campesinos. Somos los trabajadores y campesinos sin poder. Somos las multitudes de trabajadores. Hemos atravesado el siglo de la locura y de las venganzas, y proseguimos la marcha/Que bebe de las fuentes de la cultura popular para reconocer influencias en campos que, por acción de los media, aparecen desligados del cotidiano, como la marcialidad y el vestuario, la ética y la apropiación de la influencia / El estilo es como un haikú que cada uno de nosotros-as debe escribir cada día. En la aparente construcción de estas sílabas hay en realidad espacio para un universo entero/ para mostrar que hay reglas y que con ellas manifestamos nuestro alineamiento, nuestro discurso y nuestra acción /También vestirse es una cuestión de ética/ Todo con el propósito de no entregar la dignidad / que se lo metan por el culo, les digo antes de adormecerme con un chaleco de gomaespuma a modo de almohada. Tal vez muramos mañana. Ustedes ya están muertos/ De no conceder una pulgada de dignidad al autoritarismo / No aceptaremos ser menos. La multitud ha desobedecido, deteniendo la masacre/ para afianzar el vínculo entre la particularidad y la multiplicidad en la fisicidad de la multitud /convertidos en multitudes, el proyecto no puede ser sino estructurar su código, hacerlo común, declinarlo de todas las formas posibles, transformarlo en el volante esencial de la nueva modalidad de la cooperación social, de un nuevo horizonte de sentido, de otras relaciones entre los seres humanos/ en la que la solidaridad /un patrimonio que no podemos jugarnos  en una mano equivocada/, la cooperación y la coexistencia responden a la articulación de todas las fuerzas sobre el planeta para suprimir el estado de las cosas presente/necesitamos prepararnos para gobernar el planeta/ Y en donde su voz, no como engranaje ni mediadora ni como elemento superior, sino como fuerza que hace parte de esa fisicidad, aporta algo más que su palabra en la construcción de los mitos /el narrador tiene derecho a oponerse con la desobediencia civil a las pretensiones de quien (editores incluidos) quiera privarlo de sus derechos.

A %d blogueros les gusta esto: